bar04
Nuestra Empresa
CIRUGÍA PROSTÁTICA Volver a patologias

Objetivos:

  • Establecer una función óptima del riñón.
  • Conocer las expectativas que tiene el paciente con respecto a la rehabilitación sexual para poder intervenir.
  • Prevenir las complicaciones postoperatorias.
  • Evitar el dolor y las molestias.

Diagnóstico:

  • Disfunción urinaria (frecuencia, nicturia, incontinencia, hematuria) relacionada con el tumor de próstata y a las secuelas de la intervención quirúrgica.
  • Posibilidad de disfunción sexual debida a la cirugía radical y al tratamiento externo por radiación.
  • Complicaciones potenciales (hemorragia, infección urinaria, estenosis uretral) debido al procedimiento quirúrgico.
  • Dolor y molestias relacionadas con espasmos vesicales y el procedimiento quirúrgico

Actividades:

  • Conservar el drenaje vesical adecuado mediante sonda a permanencia o cistostomía suprapúbica; la función renal suele mejorar al establecer el drenaje.
  • Vigilar muy de cerca a los enfermos; una vez que se instituya el drenaje, la presión arterial fluctúa y la función renal puede disminuir los primeros días después de iniciar el drenaje.
  • Asegurar una hidratación adecuada; los pacientes suelen estar deshidratados por auto limitación de líquidos a causa de la frecuencia.
  • Pesar diariamente al paciente y vigilar la ingestión y eliminación de líquidos.
  • Dar líquidos intravenosos según las necesidades indicadas por el estado clínico y las determinaciones de electrolitos séricos.
  • Incentivar al paciente para que exprese sus preocupaciones y sus necesidades sexuales.
  • Comprender las etapas (choque y negación, tristeza, resolución) por las que pasa el paciente a causa de la disfunción sexual.
  • Esperar algunos sentimientos de depresión, ansiedad, enojo y regresión del paciente.
  • Buscar pruebas de hemorragia en el frasco de drenaje, en apósitos y en el sitio de incisión.
  • Tomar signos vitales con tanta frecuencia como lo indique el estado clínico; comparar con los signos vitales preoperatorios para valorar el grado de hipotensión presente.
  • Observar si la piel está fría, sudorosa, hay palidez, inquietud, caída de la presión arterial o aumento de la frecuencia del pulso.
  • Prepararlo para intervención quirúrgica si persiste la hemorragia.
  • Vigilar si hay otras complicaciones postoperatorias: infección urinaria, choque séptico, uretritis, o complicaciones tardías: estenosis uretral y del meato interno.
  • Conservar al paciente quieto y tranquilo en el postoperatorio inmediato, para evitar hemorragias.
  • Utilizar tranquilizantes, sedantes, antiespasmódicos y los analgésicos adecuados para controlar el dolor.
  • Dar antiespasmódicos (bromuro de propantelina) según se indique.
  • Explicar al paciente el objetivo de la sonda: comentarle que la urgencia por orinar se debe a la presencia de la sonda y el espasmo vesical. (contracciones dolorosas de la musculatura de la pared y el cuello de la vejiga).
  • Ayudar al paciente a caminar tan pronto como sea posible; no sentarlo por periodos prolongados, ya que ello aumenta la presión intraabdominal y la posibilidad de hemorragias.

Resultados:

  • Logra alivio de la disfunción urinaria.
  • Expresa en forma verbal las estrategias para hacer frente a los temores, la disfunción sexual y la ansiedad.
  • No muestra signos de complicaciones: no hay pruebas de hemorragia o infección.
  • Informa disminución de las molestias y el dolor; toma una cantidad mínima de analgésicos.
Nuestras Auxiliares
Servicio Integral
Supervicion de Servicios
Planes de Arencion
 
 
   
© Nursing Services Ltda. Carrera 67 A # 44-28 Bogotá, Colombia
Tels:(+57) (1) 2228053 - (+57) 3175180038- 3506190867 - 35061158601
Powered by:
retina