bar04
Nuestra Empresa
DIARREA Volver a patologias

Objetivos:

  • Mantener el equilibrio hidroelectrolítico.
  • Evitar la diseminación de la infección.
  • Proporcionar medios y ayudar a reanudar la ingestión calórica y el volumen adecuados.
  • Evitar el malestar generado por la enfermedad.

Diagnóstico:

  • Desequilibrio hidroelectrolítico relacionado con la diarrea y la pérdida del líquido extracelular.
  • Posibilidad de infecciones adicionales relacionadas con el estado de debilitamiento y los trastornos del estado nutricional.
  • Alteración del estado nutricional relacionado con la mala absorción.
  • Malestar relacionado con los efectos de la enfermedad y el tratamiento.

Actividades:

  • Administrar líquidos y electrolitos según prescripción médica.
  • Pesar al paciente todos los días para tener una guía de las necesidades específicas de líquidos y su estado.
  • Cuando se dan alimentos por la boca y líquido IV al mismo tiempo, es necesario apegarse cuidadosamente al volumen prescrito para evitar sobrecarga circulatoria.
  • Evitar la diseminación de la infección, utilizando técnicas adecuadas para el lavado de las manos y el uso de bata, según lo indique la política del hospital.
  • Colocar los pañales en las bolsas de reciclaje una vez usados por el niño.
  • Aislar al niño con diarrea hasta tanto no se determine la causa (los gérmenes pueden diseminarse rápidamente y con facilidad en lactantes y pequeños), esto se hace según política de cada hospital.
  • Si la diarrea es leve pueden administrarse soluciones de electrolitos por vía bucal.
  • Los líquidos suelen aumentarse lentamente de puros, como agua con sabores de gelatinas, a la fórmula de 50% hasta la dieta regular. En niños mayores pueden aumentarse con mayor rapidez.
  • A medida que se aumenta la dieta, observar si hay vómitos o más heces y comunicarlo de inmediato.
  • No deben reanudarse los alimentos muy pronto ni aumentarlos con rapidez, porque puede sobrevenir la diarrea.
  • Control de signos vitales con frecuencia.
  • Anotar las características y número de evacuaciones.
  • Anotar la actividad, grado de conciencia y signos neurológicos.
  • Observar si hay vómitos: Frecuencia y características.
  • Anotar la diuresis: cantidad, frecuencia y características.
  • Vigilar si se presenta edema.
  • Valorar la conducta del niño para determinar cómo se siente: la alimentación y el sueño tranquilo indican que está bastante bien.
  • El llanto o las piernas flexionadas sobre el abdomen suelen indicar dolor.

Resultados:

  • Mantiene un estado de hidratación adecuado, conserva el equilibrio acidobásico e hidroelectrolítico; valores de laboratorio normales.
  • Se encuentra sin infecciones secundarias, signos vitales y valores de laboratorio normales.
  • Restablece un modelo de eliminación intestinal próximo a la normalidad, aumenta de peso, come mayor cantidad de alimentos sólidos.
  • Disminuyen las molestias y los dolores abdominales, descansa tranquilo, se queja menos, signos vitales estables.
Nuestras Auxiliares
Servicio Integral
Supervicion de Servicios
Planes de Arencion
 
 
   
© Nursing Services Ltda. Carrera 67 A # 44-28 Bogotá, Colombia
Tels:(+57) (1) 2228053 - (+57) 3175180038- 3506190867 - 35061158601
Powered by:
retina